1976

Militarización, el día 6 de enero de 1976, de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles.

A todos los FERROVIARIOS se les distribuyó un rombo de color rojo con una M de color amarillo en su interior, que tenían que lucir obligatoriamente. Al personal FERROVIARIO perteneciente a la E.H.M.F (Escala Honorifica Militar de Ferrocarriles), en vez del rombo debían de lucir un parche amarillo con el castillo del Arma de Ingenieros, y en su caso la graduación militar que ostentara en dicha escala, es decir, el que era Sargento llevaba los galones militares con el castillo del Arma de Ingenieros y la chapa con la locomotora, y así sucesivamente. No recordamos cuanto tiempo estuvo militarizada la plantilla pero seguramente todo el año 1976. La militarización de toda la plantilla tenía como objetivo primordial el evitar cualquier tipo de huelga que pudiese alterar el normal funcionamiento del tráfico ferroviario. No tenemos constancia de ningún tipo de incidente importante.

(C) Javier P. Molina. año 1976

En mayo deja de prestar servicio el TAF en la relación transversal "Ruta de la Plata". Los TER tomaron el relevo.

En el verano de este año era bastante habitual ver los trenes especiales de emigrantes portugueses formados por una locomotora 333 más doce o trece coches franceses Wasteels tipo Y. En algún caso, también llevaron un restaurante portugués tipo Sorefame. Cuando no circulaba coche restaurante, los emigrantes aprovechaban las paradas que hacía en las principales estaciones para ir al bar o a la cantina para comprar comida o bebida.

En agosto circuló una 333 remolcando una locomotora portuguesa eléctrica serie 2600 hacia Vilar Formoso. Dicha locomotora provenía de Francia y pasaba a formar parte de la nueva serie que construyeron los ferrocarriles portugueses.

También en este año dejan de llegar los trenes procedentes de Salamanca a la estación de Príncipe (Norte) para hacerlo en la de Chamartín. Volverían años después cuando circulaba el diurno Sierra de Gredos, llegando este tren a la de Chamartín y los automotores a la de Príncipe Pío, lo que provocaba que más de uno perdiese el tren por el jaleo de las estaciones, hasta que se cerró la centenaria estación y todos los trenes de Salamanca tenían su llegada y partida en la de Chamartín.

El TAF que unía la capital con Zaragoza, se sustituye por un TER que prolonga su recorrido hasta Barcelona, vía Lérida y Manresa.