1936

En marzo, una comisión formada por el Alcalde, el Presidente de la Diputación y un diputado estuvieron en Madrid para intentar acelerar el comienzo de las obras de la desviación del ferrocarril Salamanca Tejares.

El 18 de julio empieza la Guerra Civil Española y entre este año y el 1 de abril de 1939, la red ferroviaria quedó bastante desvencijada, sobre todo a partir de 1938.

Por este motivo, el tren "Rápido de Medina" entre Porto-Salamanca y Medina vuelve a interrumpir su circulación.

El 20 de julio se restablece el servicio entre Salamanca y Medina del Campo. Y el 22 a Plasencia Empalme y a Astorga.

Días después del comienzo de la Guerra, se restablece la facturación y los servicios de mercancías.

El centro de operaciones de la Compañía Nacional de los Ferrocarriles del Oeste de España estaba en Valladolid a cargo del teniente coronel Prunera. Gran parte de la línea de Oeste la custodiaba un batallón de soldados carlistas requetés.

El 18 de agosto quedan restablecidas las comunicaciones entre Sevilla y Burgos por Salamanca.

El 26 de agosto se implantarán nuevos servicios que conectan el norte con Extremadura y el sur, tomando el nombre de dichas localidades: Sevillano, Gaditano, Zaragozano... (estas denominaciones de los trenes se mantendrían durante muchos). El tren que lleva el nombre de la localidad Hispalense circularía durante toda la Guerra. La  compañía del Oeste no disponía de muchas locomotoras de vapor, por lo que recibió otras procedentes de otras compañías.

3 de septiembre, llega a Salamanca un tren de Milicianos de Acción Popular de Santiago de Compostela vía Astorga.

Los "Trenes de Avance" estaban formados por personal y materiales para efectuar reparaciones en vía, puentes, túneles, postes del telégrafo, señales de vía, etc.